Estocolmo. Nova es una joven activista de Greenpeace. Una noche entra en una casa en el centro de la ciudad aprovechando que los dueños no están para realizar una «acción de protesta». Pero cuando entra se encuentra con un espectáculo escalofriante: el dueño de la casa, Josef K. Larsson y su mujer han sido brutalmente asesinados y sus cuerpos yacen en la cama, junto a su perro, también muerto.

Amanda es la policía al cargo de la investigación de los crímenes en casa de Josef K. Larsson. Al principio cree que Nova podría ser la autora del crimen y decide investigarla. Finalmente Nova es detenida por la policía, pero en realidad lo que ocurre es que ella les ayuda a encontrar al verdadero asesino.

Estocolmo, época actual.

Habían vigilado el piso durante tres semanas.

Era el momento.

No se había visto entrar o salir a nadie en toda la noche. Eran las 23.30 y todas las ventanas estaban a oscuras. El piso de cuatro dormitorios de la calle Drottning, en el centro de Estocolmo, permanecía vacío. Y así debía continuar, esperaba Nova, que desde donde estaba tenía buena vista de la fachada. Las otras noches todo había seguido una rutina definida y si el dueño del piso se hallaba ausente ahora, era porque estaría fuera toda la noche. Supuso que dormirían en su lujosa casa de campo en el archipiélago interior. «Si ha ganado ciento cincuenta y cinco millones en once años, se podrá permitir ese lujo», pensó irritada. Ciento cincuenta y cinco millones por el vómito de dióxido de carbono de cuatro de las centrales carboeléctricas más sucias de Alemania. Las cuatro figuraban entre las treinta centrales energéticas más contaminantes de Europa y eran propiedad de Aguas de Suecia. Todas estaban en la lista Dirty Thirty del Fondo Mundial para la Naturaleza.

Nova necesitaba animarse para sacarse de encima la creciente intranquilidad que sentía por lo que iba a ocurrir. Dirty Thirty, murmuraba para sí misma como un mantra. Le iba bien. La adrenalina empezaba a circular. Le dio un buen trago al café en vaso de papel que tenía delante e hizo una mueca de desagrado. Estaba frío como el hielo. No es que caliente fuera bueno, pero así era peor. Amargo y aguado.

Se oyó un pitido del móvil. Nova sabía lo que contenía el mensaje. Con un gesto brusco dejó el vaso en la mesa junto a la ventana del Seven-Eleven y se levantó…

Artículo anteriorAmor y lágrimas – Danielle Steel
Artículo siguienteArcadia – Iain Pears [Español]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here