Porque un abandono puede ser tu mejor regalo.

Basado en un hecho real y escrito en un iPod Touch.

Aimée no tenía dinero, equipaje o manera de moverse, es recibida por unos amigos a orillas de París. Carlo le dice que se equivocó y que quiere que vaya con el a Londres, Aimée se pregunta si seguir sola o regresar con Carlo. Ella decide volver con quien dice es el amor de su vida, sin embargo las circunstancias la lleva a Italia.

Para leer esta novela.

Quiero empezar esta novela agradeciéndote por haber tenido el valor de tomar un libro que bien podrías comprar en una librería o en una venta de material para construcción, porque por la cantidad de páginas que tiene, bien podría ser un ladrillo…

“Abandono en París” nació sin querer… cuando inicié un viaje de placer que terminó por demostrarme que en realidad estaba como un edificio en ruinas. Y entonces inició una lucha por tratar de reconstruirme por no saber quién era, así que entre tus manos tienes el primer ladrillo de una nueva vida… de la mía. Pero ¿quién no ha estado en esta situación? …Y en una de esas, quizá este libro sea tu ladrillo como para mí lo fue Comer, Rezar, Amar de Elizabeth Gilbert.

Se dice que el camino derecho a la infelicidad es la ignorancia. Pero tengo un doctorado ¿entonces cómo voy a ser infeliz? La respuesta se contesta con una pregunta: ¿Quién soy? En ese momento te das cuenta que te falta muchísimo por saber… no del mundo, sino de ti mismo.

Y cuando destapas esa caja de pandora, entonces te das cuenta que las cosas no son tan sencillas, en especial por lo que respecta a ti, a tu profesión, a tu relación contigo, con tu familia, tus amigos, tu pareja, tu espiritualidad y tu lugar en el mundo. Entonces es necesario comenzar con un ladrillo para hacer lo que hay que hacer: construir.

Además de ti, quiero agradecer a todas aquellas personas que aparecen en esta novela. Algunos nombres de ellas, han sido modificados o bien su personalidad ha sido maquillada o camuflada por respeto a su vida íntima.

Artículo anteriorA través de sus palabras – Iris T. Hernández
Artículo siguienteAbismo – Carol Shaben

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here